Letras Liberteñas

VICTOR JULIO ORTECHO VILLENA

Escribe: Blasco Bazán Vera, blascobv@hotmail.com

Víctor Julio Ortecho Villena, nace el año 1935 en Salpo, Otuzco, La Libertad Perú. Hijo de Manuel Ortecho y Elvira Villena. Brillante abogado a quien sin quererlo y sin sentirlo, fue arrebatado por la poesía, definitivamente.

Sus andanzas juveniles fueron creciendo y los jugos literarios saboreados, como el buen vino, fueron macerándose para serle vital. Muy joven se enroló en la poesía.

Sus amigos fueron poetas y lo son aún. Muchos llevaron el ejercicio de la profesión, paralelo al arte de escribir, como es el caso de Marco Antonio Corcuera Díaz, Eduardo González Viaña, Carlos Prado Muñoz, Melanio Delgado Siccha, etc. Víctor Julio creyó haber escapado al designio de ser poeta como aquéllos pero no lo pudo lograr. Luchó por hacerlo volcando sus conocimientos en escribir libros sobre Derecho, Sociología, Educación o combinando ambos publicó el año 1970 el interesante libro “El Derecho a la Educación” que habla sobre los rumbos y perspectivas de la Educación en el Perú.

Ortecho Villena es un acucioso ensayista como lo demuestra en su prolijo libro “Cuba, Batalla a favor de la Historia” (1962) que se agotó en ventas. O también escribiendo ensayos sobre el Imperio Incaico, haciendo algunos sobre Educación o hablando sobre Rusia y sus fronteras.

Pero, dijimos, dentro de él llevaba el signo literario que determinó cobijarse, siendo estudiante universitario, bajo la sombra del prestigioso grupo literario “Peña del Mar” y sin pertenecer a él tomó partido junto a los integrantes de este grupo defendiendo sin cuartel la poesía de César Vallejo; y, sin que lo sienta fue el de siempre: Poeta. El año 1998 nos brindó su poemario “Surcos Vitales” que haciendo nombre a su título, podemos señalar que estos son surcos que fueron sembrados con semillas literarias que afloraron con recio tallo a través del libro anotado. Todos los poemas insertos en aquél, son, sin duda alguna: Vitales. Fueron escritos desde 1955 y salieron a luz 43 años después. En él hay poemas para los amigos, los pueblos, la niñez, la naturaleza, hay uno titulado “Canto a la Libertad” dedicado a Alejandro Romualdo Valle donde Ortecho le devuelve con serena gratitud lo que Romualdo dio al Perú a través de su “Canto Coral a Túpac Amaru”, pero, deleitémonos con el poema “El dolor del Viento” (Pág. 101) en el que notaremos la fibra poética de este prestigioso profesor Universitario y Tratadista de Derecho que ha publicado muchas obras sobre aspectos jurídicos a los que domina con genuina magnitud:

El viento que sopla en las praderas /no es menos doliente que el /de los riscos interandino /de mi patria./El dolor del viento que recorre los caminos /antes que llore la lluvia, /es más rugiente que el de los árboles /en las tardes de otoño.// El viento es el alma de los caminos /como de las punas es el aire infinito.//¿Qué hacer para quitarle su tristeza?. /¿Para que la del caminante /no sea como el dolor del viento?//¿Qué hacer con el viento, el dolor /y el caminante? //Tal vez robarle sus suspiros /y trocarlos en esperanzas.

Este poema que acabamos de leer tiene mucho que ver con un pequeño relato titulado “Los árboles también mueren de pie” del mismo autor en las págs. 125-26 del mismo libro cuando al final nos dice: “...De lo que sucede en nuestro último minuto, en otros lares, no avisa el viento y tal vez desde mañana, la noche nos prestará su mortaja, mientras el sol no alumbre al día siguiente. Los árboles morimos de pie y no corremos”.

Su otro poemario “Tiempos de esperanza” tiene la misma fuerza que “Surcos Vitales” pues en él, Victor Julio Ortecho, golpea la mesa del futuro e incita al hombre a ser vencedor y no ser presa fácil de las adversas circunstancias.

Actualmente nuestro escritor desempeña importantes cargo universitario en una Universidad particular local después de haber deleitando con su sabiduría a múltiples promociones de derecho de la Universidad Nacional de Trujillo.

2 comentarios:

Akinol dijo...

See Please Here

José Luis Ortecho Murga dijo...

BLASCO: MUCHAS GRACIAS POR TU VALIOSA REFERENCIA ACERCA DE LA VIDA DE MI TÍO VICTOR JULIO, HOMBRE MUY VALIOSO EN EL DERECHO Y EN LAS LETRAS TRUJILLANAS.
ARQ. JOSÉ LUIS ORTECHO MURGA