Letras Liberteñas

Carlos Camino Calderón

Blasco Bazán Vera, blascobv@hotmail.com

El escritor Carlos Camino Calderón, nació en Lima el 24 de setiembre de 1884. Fueron sus padres don Manuel María Camino Bottaro y doña Dolores Calderón Denegri, quienes como fruto de su trabajo, en Lima, acumularon notable fortuna siendo dueños de la Hacienda La Villa, La Quinta Camino de Barranco y dos veleros para traer trigo de Australia.

Carlos Camino Calderón, como tantos literatos, desarrolló gran parte de su vida intelectual, social y literaria en la ciudad de Trujillo, donde escribió sus mejores libros. La primaria la cursó en el Seminario de Niños Nobles de Madrid, España y la secundaria la compartió entre el colegio Sto. Tomás de Aquino, de Lima, donde fue compañero de carpeta de Luis Alayza Paz Soldán y Felipe Sassone Suárez, y en el Nuestra Sra. de Guadalupe, donde fue alumno del huamachuquino Alfredo Rebaza Acosta quien afirmaba que la biblioteca de Camino Calderón era la más completa sobre nuestra Emancipación. En 1905 ingresó a la universidad de San Marcos a la que tuvo que abandonar por causa de la muerte de su padre. En 1908 fue Canciller de la Embajada del Perú en Londres. Recorrió el norte de África y otros países del extranjero. Regresa al Perú y con toda su familia se traslada a Chiclayo donde escribió su novela “El Daño”. El 23 de noviembre de 1923 se casó en Moche, con la trujillana Mercedes Carranza Espinoza procreando cinco hijos. Fueron sus padrinos Ricardo Rivadeneira y Susana, C. Otiniano.

El ser agente viajero. El ir de un lugar a otro, le permitió conocer la idiosincrasia de las gentes, adentrarse en sus leyendas, su folclor, sus costumbres, particularmente del norte y del mismo Trujillo por supuesto.

Conocía la heráldica y como buen estudioso y excelente Director del Dpto. de Extensión Cultural de la UNT, formuló una relación de los principales apellidos trujillanos que en sus blasones ostentaban animales, asi: “Aguilas”, lucían los Lavalle, los Galindo, los Cortés, los Roldán Ävila. “Armiño”, lo llevaban los Quezada. “Cabra”, tenían los Cabrera. “Jabalí y Lebreles”, los Verástegui. “Leones”, los Puentes, los Ganoza, los Lavalle, los De La Torre, los González, los Novoa, y los Fernández de la Reguera. “Lobos”, los Orbegozo, los Barúa, los Cárdenas, los Carranza. “Oriol”, los Rosell. “Oso”. Los Martínez de Pinillos. “Sierpes”, los González de la Reguera, los Martínez de Pinillos… pero nadie llevaba el ratón trujillano, dice Camino Calderón.

Se inició con la poesía pero le ganó la narrativa. Carlos Camino Calderón es un escritor poco conocido a pesar de que sus novelas como el “Daño” y “La Cruz de Santiago”, lograron varias ediciones. La mayor parte de su obra literaria es de carácter vivencial. Escribió poesía, ensayo, cuento, anécdotas, tradiciones, novelas, folclor.

Sus principales obras son: “Idelfonso”, “La Cruz de Santiago” (1924); “El Caballero de Santiago” (1935); “Anecdotario de los libertadores” (1941), “El Daño” (1942), “La Ilusión del oriente” (1943), “Tradiciones de Trujillo” (1944-48), “Tradiciones de Piura” (1944), “Diccionario Folklórico del Perú” (1945); “Mi Molino” (1947) Cuentos de la costa Trujillo (1954) y “Los días de Huamachuco, recuerdos del Libertador” (1956). Se le puede y debe situar a Camino Calderón como escritor del modernismo. Todas sus obras llevan el tinte de narrar hechos tal cual sucedieron. Su novela “El Daño” narra minuciosamente el teje y maneje de la brujería norteña; su novela “Mi Molino” tiene la propensión a la autobiografía que fue favorablemente criticada en ese entonces. “La Cruz de Santiago” es una novela netamente histórica. Carlos Camino Calderón falleció en Trujillo el 25 de octubre de 1956.

2 comentarios:

Unknown dijo...

Muy buena biografía, donde nombran a su familia, su esposa (mi abuela) y sus hijos, es lo que faltaba en el resto de sus biografías

Denny Camino dijo...

Muy buena biografía, donde nombran a su familia, su esposa (mi abuela) y sus hijos, es lo que faltaba en el resto de sus biografías