Letras Libertñas
LILI ROXANA ARAUJO RUIZ
Blasco Bazán Vera, blascobv@hotmail.com
La escritora Lili Araujo Ruiz, nació en Trujillo, La Libertad, el 8 de junio de 1977. Hija de Francisco Araujo y Agustina Ruiz y con su novela  “La Roca”, engalana y acrecienta el manojo de selectos intelectuales que ostenta nuestra región La Libertad. La presente novela logra captar la atención del lector por la sentida narración de los hechos que contiene que son desarrollados con precisión y armonía durante sus quince capítulos en que está estructurada. Es una novela corta y como tal se adecua fácilmente como señera novela de aprendizaje.
            El argumento de esta novela “La Roca”, trata la historia real de una niña  llamada familiarmente “Roqui” quien sufre y soporta terribles maltratos sin importarle sus resultados con tal, por un  lado, lograr hacer feliz a su madre y por otro, saciar su noble ilusión de alcanzar ser estudiante, es decir, ser una legítima  escolar y para  conseguir dichas ilusiones lucha y soporta con firmeza los azotes  del destino. Los hechos se realizan en el fundo el Huayo de San Alfonso, en Sartimbamba, Huamachuco, donde Roqui y su madre desamparadas por el padre y esposo sufren horribles penurias y desencantos. Esta novela por ser real nos manifiesta ampliamente el sistema de vida de la gente de nuestra serranía donde el maltrato a la mujer, el desamparo a los hijos y el machismo, son el común denominador que prevalecen por falta de educación y cultura. Algunos capítulos nos enfrascan en delirante sosiego que satisface  leerlos por el encanto serrano que contienen pero que repentinamente y como horripilantes hachazos, aparece la carga de la insolencia, del agravio y la humillación. Son estos golpes de la vida los que a hacen que Roqui, a pesar de sus ocho añitos, jure en sus adentros imponerse al fatalismo que la rodea.
            Esta novela es deliciosa porque nos contacta con palabras usadas por el común de de nuestra Serranía. La escritora las implanta con genuina inocencia que nos hacen olvidar las muchas veces delicada palabrita que buscamos para dejarnos entender. Roxana Araujo Ruiz, escribe su novela con la más diáfana naturalidad entregándonos episodios bellos y sorpresivos que traen alegría como la llegada del cordero y la cabrita a la choza donde vivía y que de tanto encariñarse y protegerlas, las amarraba a la pata de su cama para que el pillo zorro no se las vaya a llevar.
            Roqui se admira la destreza de su madre en el hilado, del paisaje del cerro La Muerte, de la astucia de los loros y los zorros. Los quince capítulos, son atrayentes, dolorosos y muy tiernos. La ternura es una de las cualidades en esta novela que abre la compuerta hacia la conquista de valores. Los deslices de la vida, Roqui, los convierte en triunfos porque sufre con hidalguía e inteligencia poniendo todos sus pesares a los pies de Dios en quien encuentra la tabla de salvación. Los sufrimientos que pasa su madre son desterrados por el amor de su hija Roqui. La ilusión de Roqui de querer saber leer se cristaliza al hallar la persona protectora y lo mágico es el bello episodio donde observamos a Roqui, protegida, sin quererlo, por un bello y atrayente joven que al final se trata nada más ni nada menos de un ángel mandado por Dios. Sin duda, la novela de Roxana Araujo Ruiz es tremendamente realista porque retrata la realidad en forma veraz, pues sus personajes vienen inmersos dentro de un barniz netamente sicológico.